Hola..

Sé que a veces me comporto fatal.. No prestes atención a esos detalles.

viernes, 7 de enero de 2011

Antes de involucrarte con un ser humano..

Creo que está más que claro que en estos días una persona está más loca que la otra. 

Todos tienen manías, costumbres y maneras de pensar distintas. Lo que para uno puede ser considerado como "normal", para otros puede resultar lo más chocante o desagradable del mundo. Así que encontrar gente compatible con uno no es tan sencillo como puede parecer (a menos de que andes con personas descomplicadas y sin complejos, de las cuales conozco a muchas, afortunadamente).

Esto aplica para cualquier tipo de relación: Ya sea a nivel profesional, de colegas, compañeros, conocidos, amigos, familias, parejas, tríos, etc, etc, etc. Ya lo dije, mundo de locos. Pero lo respeto hasta cierto punto. Soy bastante abierta (de mente por el momento, porque soy una persona abstemia y ando más cerrada que quinceañera por decisión propia), y comprendo que hayan gustos y gustos.

Pero creo que todas las personas tenemos derecho a saber con quien estamos tratando. Está de moda la mojigatería, la mentira y la omisión. Claro, como este es un país de tercer mundo aquí vale más tu virginidad y tu apellido que tus logros personales y tu calidad humana. Por ende, muchos tienden a ser falsos por complacer a esta sociedad de mierda, o peor aún: Buscar autocomplacerse a costa de otros. La forma más primitiva y natural del egoísmo.

Aquí es pecado ser madre soltera, que seas mujer y hayas vivido con alguien sin casarte, salir con personas de "mal aspecto", ser mujer y que te gusten las mujeres, ser hombre y te gusten otros hombres, no casarte antes de cumplir 30 años si eres mujer, o 40 si eres hombre. "Uff, ¡Dios libre a la sociedad de estas especies!" Primer pensamiento estúpido de vieja de mierda que termina pagando con hijos homosexuales o drogadictos. (Nota: No tengo nada en contra de ninguno de ellos. Lo digo porque para esa gente, ese es su castigo. Para los hijos no, ellos son muy felices siendo como son, siempre que no abusen, OJO.)

A nivel personal (familiar) siempre he sido muy reservada, por obvias razones. Creo que todos los padres merecen vivir felices en su sueño de que una se case de blanco y vaya en corcel a la Iglesia. Y eventualmente, lo haré. Soy la única hija mujer en mi casa, pienso que disfrazarse es divertido, y porque las celebraciones son fantásticas. Detesto la religión católica, pero me gustan mucho las fiestas. Además, para reunir amigos, familia y demás, que mejor excusa que unir mi vida simbólicamente con la persona que me ama y yo ame. Bien vestidos, perfumados, y con viaje incluido como after party (también conocido como luna de miel).

Pero para el resto del mundo, si hay algo que me ha caracterizado siempre, es ser sincera y frontal. Impulsiva la mayor parte del tiempo, apasionada, y sin miedo de llamar a las cosas por su nombre. Lamentablemente, esto quiere decir que carezco de cosas básicas para vivir en armonía con esta sociedad de porquería como por ejemplo sentido común, motricidad fina e inteligencia emocional. Términos estúpidos que inventan para aturdir más a uno. 

El hombre es un animal más (hombre y mujer). Como animales que somos, para llevar una relación hay que seguir una especie de ritual o cortejo. Si no lo cumples tal cual como lo pinta la vieja escuela, terminarás como la otra, o como la que pudo ser y no fue, como el cualquier cosita, o una relación estrictamente carnal. A nuestra raza le gusta el engaño. Menos a mi, creo.. Bah, sí me gusta. Nos encanta que nos digan cosas lindas, que pinten todo de colores y nos brinden esa seguridad y cariño que tanto anhelamos. 

Los hombres disfrutan de las chicas que "nunca" se han equivocado en su vida y alegan que la única persona con la que se han acostado fue con su novio anterior (¡lo cual es MENTIRA!) mientras juegan al tire y jale, ese jueguito de hacerse las inocentes y a ratos volverse las perras calientahuevos, a fin de provocar esa desesperación en ellos por terminar de "develar ese secreto" y enredarse en el tipo de relación que ellas deseen, con tal de tenerlas. Jugada bastante ganadora, simple, primitiva, estúpida, pero terriblemente efectiva. Noten que fácil es verles la cara, señores.

A la mujer convencional se la ganan por el oído y el corazón. Nos encanta oír que son exitosos, trabajadores, talentosos, con metas y sueños. Que su última pareja le rompió el corazón, pero ya la superaron, y ahora desean construir su vida de nuevo para ser felices una vez más. Buscan salir para "ver como se dan las cosas entre los dos". Tratarán por todos los medios posibles de que una le afloje el calzón sin mayor compromiso. Para los guapos aplica la ley del mínimo esfuerzo. Mientras que los menos agraciados tendrán que apelar a sus talentos o recursos monetarios para conquistar con regalos, salidas y demás detalles.

Nunca he sido ese tipo de persona. No exijo mucho en realidad. Alguna vez estaba acostada con alguien a quien quise muchísimo, desnudos. Tapados con una sábana, en una cama de una plaza, con ropa colgada sobre nuestras cabezas, un ventilador que en cualquier momento se iba a caer del techo, y una ventana inmensa que hacía que el sol nos golpee en la cara (llámese lavandería o cuarto de la sirvienta). Estábamos echados, y le dije: "¿Qué más necesitamos que esto para estar bien?". En eso radica la perfección, en la belleza de lo simple. Esa persona a la que no le molesta que estés recién levantada, no te has cepillado los dientes y aún así te besa. El que está pendiente de ti si estás enferma y te cuida si tomaste de más. El que te lleva comida a la cama en la mañana. Esos son detalles. Esa entrega es la que cuenta para mi, más que la salida al cine ni que me cuenten fábulas para endulzarme la oreja.

He pasado desde los brazos del perfecto farsante hasta por las garras del señor don hijueputa que ha estado con quien que le ha placido y es considerado un "dios" a nivel local. He vivido una relación que no pasaba de besos porque la otra persona es homosexual, pero aún así, teníamos una conexión demasiado fuerte. Tan fuerte que llegó a pedirme un hijo alguna vez. La persona que me enseñó que la mujer tiene que ser consentida, mimada y complacida, resultó ser gigoló (de los de verdad, me enteré al año) en algún momento de su vida. Así es, un ex prostituto me enseñó eso.


Sinceros, pocos. Creo que los únicos que no me han mentido han sido los más mujeriegos y descarados, por ese mismo hecho: porque no tienen nada que perder. Bueno, pueden perderme a mi, pero hay muchos peces en el mar. Pero sinceros y honestos, solo los amigos en los que no tienes ningún interés en particular. He ahí porque ellos se vuelven los mejores cómplices y llegan a ser las mejores parejas.

Yo sí soy honesta. Y les seré honesta en este momento: Me ha ido mejor mientras la otra persona menos sabe de mi. He cometido este error de ser sincera miles de veces y no me reivindico. Sigo manteniendo la esperanza de que alguien me valorará por lo que soy y no me juzgará por lo que he hecho o vivido. Si soy como soy no es por gusto. Son años de vivencias y experiencias. Curada de espanto estoy hace mucho tiempo. Necesito cariño, como todos, por eso dejé mis estupideces de vivir una relación encerrada y casi secreta entre cuatro paredes con alguien que no tenía que ser.

  • La mentira daña. 
  • Las verdades a medias dañan. 
  • Las omisiones dañan.
  • Las evasivas dañan.
  • Las indirectas no sirven, eso es solo de cobardes e inseguros.
  • El silencio es preocupante, pero es un recurso al que puede apelarse.

Si la otra persona realmente quiere algo contigo, te aceptará con virtudes y defectos. Con atinos y desaciertos. Las relaciones no se tratan de buscar a una persona, hacerle un cuestionario de compatibilidad, pedirle record policial y prueba de sangre. Es una cuestión de afinidad natural, nada forzado, sin intentar cambiar al otro, a menos de que sea muy necesario y tengan que ceder con ciertos hábitos. Uno puede hablar o callar con respecto a su pasado. Yo disfruto y aprendo mucho conociendo el pasado de la persona con la que estoy, porque llego a entender muchos de sus comportamientos y trato de darle lo que le hizo falta, lo que necesita en ese momento y todo lo que esté a mi alcance. Su felicidad es mi felicidad.

Dar mucho y recibir migajas, no sirve. Dar poco y esperar todo tampoco es justo. Volvemos al egoísmo. Siempre hay maneras para que ambos ganen sin salir heridos. Uno no puede imponer sus reglas y órdenes en una relación, así sea solo de tipo sexual y sin sentimientos. No es fácil dar todo si de entrada ponen una muralla tan grande de por medio. Hay maneras más sutiles de tratar esos asuntos. Es una cuestión de consenso, porque es de dos (si hablamos en términos de pareja). Si ambas partes llegan a un acuerdo, enhorabuena. Si no, paja nada.

Mi gran error fue preguntar:

¿Tienes novia/o o esposa/o?

En lugar de preguntar:

¿Estás enamorado/a de alguien, existe alguien en tu vida que no puedes abandonar u olvidar?
¿Estás con alguien más aparte de mi?

Lección aprendida.

-mj

14 comentarios:

  1. Hola! Es la primera vez que caigo a tu blog, puesto que recién me he enterado que tienes uno. Pues ya leído de cabo a rabo estas aseveraciones, no queda más que agachar un poco la cabeza y aceptarlas. Espero también tener una lectura tuya, ya que de hecho, me encuentro en pleno proceso creativo.

    ResponderEliminar
  2. "Detesto la religión católica, pero me gustan mucho las fiestas"...LA FRASE
    siempre sabes que el anónimo soy yo

    ResponderEliminar
  3. desde hace poco te sigo en el tuiter y recien veo q tienes un blog sencillamente amo como escribes!!

    ResponderEliminar
  4. Ay! mi virgen!!! que bien te has explicado y que bien dicho todo!!! He leído y he sentido la rabia en cada palabra, es desahogo. Fantástica y certera reflexión. Mil besos!!

    ResponderEliminar
  5. Necesitaba leer esto, y es de esas cosas en la vida que por azar llego a mi. Muchas gracias por tu honestidad y valor! Desde hoy me declaro fiel seguidora tuya. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Que honesta tu publicación me gusto mucho, fuerte y clara la visión presentada de las relaciones que emprendemos en la actualidad, la verdad ha sido dicha!!!

    ResponderEliminar
  7. Hola! Me llamo frida, soy de Argentina. Lei todo lo que escribiste y en una parte me hiciste caer unas lágrimas. Y así me pongo a pensar que es increible que aunque no te conozco y no sé nada de vos, coincido totalmente con lo que decis.
    Yo también soy muy reservada con las cosas que siento y pienso, creo que eso tambien es una forma de auto protección contra tanta basura dando vuelta..
    Pero hace poco conocí a un chico que me dio vuelta todo. Y me hizo darme cuenta que el amor existe, el amor sincero, no el amor de los que terminando jugando con nosotras q solo es una ilusión.
    "¿Qué más necesitamos que esto para estar bien?". En eso radica la perfección, en la belleza de lo simple. Esa persona a la que no le molesta que estés recién levantada, no te has cepillado los dientes y aún así te besa. El que está pendiente de ti si estás enferma y te cuida si tomaste de más. El que te lleva comida a la cama en la mañana. Esos son detalles. Esa entrega es la que cuenta para mi, más que la salida al cine ni que me cuenten fábulas para endulzarme la oreja"
    Esa parte realmente me emocionó, realmente lo que no tiene precio son esas pequeñas cosas !

    Me hice seguidora de tu blog :) muchos cariños, y sigue escribiendo ! cuando publiques tu libro ! seré una de las tantas compradoras :)

    ResponderEliminar
  8. Me gusta lo fluido que puedes escribir, es como si te estuviera escuchando, aun cuando no conozco tu voz. Concuerdo con muchas cosas. Cheeeerssss!

    ResponderEliminar
  9. Perfecto, no podria ser mejor...has dado en el clavo a muchos aspecto que todos tenemos y ocultamos...

    ResponderEliminar
  10. extraordinario, me encanta lo que escribes, y casi siempre los tomo como consejos, gracias :)
    éxitos.

    ResponderEliminar
  11. "Me ha ido mejor mientras la otra persona menos sabe de mi. He cometido este error de ser sincera miles de veces y no me reivindico" TERRIBLEMENTE IDENTIFICADO. Me parece q no todo el mundo esta listo para la "verdad completa". Lo de las preguntas del final, EPICO... @yulaicesar

    ResponderEliminar
  12. Gracias por expresar con palabras muchos de los pensamientos que nunca he sabido contar. Me parecía por momentos que hablaba yo y no tu...No es un error ser sincera, lo que es un error es serlo con las personas equivocadas. Es SU error no el tuyo.
    Ojala la vida te depare la felicidad que mereces y ojala que él logre conocerte como eres y aún así te ame locamente y ójala tú sientas lo mismo que él... ojala que el mañana sea luminoso y feliz, y si no, podemos esperar. Nunca te conformes con menos. Nos lo merecemos todo porque lo entregamos todo. Un beso

    ResponderEliminar
  13. Qué buen post carajo! de esos que en esta temporada decadente de blogger, ya hacen falta... Bacán leerte. Te sigo

    ResponderEliminar
  14. maraviiilla...a los tiempos un post que abofetea!..
    vendré mas seguido :)

    ResponderEliminar