Hola..

Sé que a veces me comporto fatal.. No prestes atención a esos detalles.

jueves, 3 de mayo de 2012

Un día normal.


Necesito dormir, ya van a ser las cinco de la mañana y no logro conciliar el sueño, creo que las amenazas del tipo que me drogó el otro día me tienen un poco nerviosa. Sea como sea, necesito descansar…


(Al rato, como a mediodía...)

Que fastidio, me muero de calor. Este sol quema, a pesar de que las cortinas están cerradas y la habitación sigue medio oscura. Tengo tanto que hacer hoy: comenzar a desarrollar este proyecto que tengo en mente, comprarle una correa nueva a mi perra, tratar de conquistar al mundo, cosas así. Pero sigo con sueño.. dormiré un poco más…


(Ya son las cinco de la tarde…)

Carajo, es tardísimo. Ya no alcancé a hacer lo de mi perra. Me pondré a hacer lo demás, pero primero necesito revisar mi correo y redes sociales, aunque también debo saber que ha pasado con mis amigos…

(Es de noche…)

Ya, es suficiente. Llevo en esto un par de horas y no avanzo nada. No me puedo concentrar. Lo que necesito es liberar tensiones, creo que una buena paja sería perfecta. Ay, a quien quiero engañar… extraño a este idiota. ¿Por qué diablos no me busca? Ya necesito besuquear a alguien con ganas y a este se le ocurre desaparecer para tener vida. Que desastre, pero el orgullo puede más. No lo voy a buscar y me voy a divertir con lo que encuentre en Internet.

Bueno, creo que esta porno de cuatro hombres con una chica no me convence, pero puede que la del fontanero con el ama de casa esté mejor… Espero que nadie llegue mientras termino este trabajito. Esto de no poder encerrarme en mi propia casa para ajusticiarme un poco ya me tiene loca, ¡necesito independizarme!

Pero para eso necesito un sueldo, y para tenerlo me toca trabajar, pero la verdad es que da pereza hacerlo. Solo quiero hacerme famosa escribiendo y siendo bonita.. y también quiero que este estúpido aparezca pronto, ya se me están gastando los dedos por extrañarlo.


Oh, llegó mamá. Es el momento de pretender que todo está bien y que al menos he limpiado un poco este cuarto para que no me sermonee porque estoy viviendo como un parásito pajero y sucio, porque tampoco me he bañado hoy. Los días pasan tan rápido que se me escapan esos detalles.

Ahora son las dos de la mañana. Sigo sin conciliar el sueño, sin avanzar en mis proyectos. Tomo una taza grande de té con la esperanza de poder cagar alguna idea brillante cuando vuelva a salir el sol, cuando sea otro día y me levante para tratar de cumplir las mismas misiones que he venido planteado en estos últimos dos años.