Hola..

Sé que a veces me comporto fatal.. No prestes atención a esos detalles.

lunes, 12 de julio de 2010

Dueño de mis Emociones



A raíz de los últimos acontecimientos, entre los cuales hubo una violación a mi submundo y mi pseudo libertad para escribir lo que pienso, perdí bastante la inspiración. Hasta que esta entrañable amiga decida regresar a mi cabeza (por medio de historias nuevas), les dejo unas líneas de Og Mandino:


Dueño de mis Emociones


Hoy seré dueño de mis emociones.


Si me siento deprimido, cantaré.

Si me siento triste, reiré.

Si me siento enfermo, redoblaré mi trabajo.

Si siento miedo, me lanzaré adelante.

Si me siento inferior, vestiré ropas nuevas.

Si me siento inseguro, levantaré la voz.

Si siento pobreza, pensaré en la riqueza futura.

Si me siento incompetente, recordaré éxitos del pasado.

Si me siento insignificante, recordaré mis metas.


Hoy seré dueño de mis emociones.


Si se apodera de mí la confianza excesiva, recordaré mis fracasos.

Si me siento inclinado a entregarme con exceso a la buena vida, recordaré hambres pasadas.

Si siento complacencia, recordaré a mis competidores.

Si disfruto de momentos de grandeza, recordaré momentos de vergüenza.

Si me siento todopoderoso, procuraré detener el viento.

Si alcanzo grandes riquezas, recordaré una boca hambrienta.

Si me siento orgulloso en exceso, recordaré un momento de debilidad.

Si pienso que mi habilidad no tiene igual, contemplaré las estrellas.


Hoy seré dueño de mis emociones.  



Seré dueño de mí mismo. 

Seré grande.

Espero que este empujoncito les ayude como acaba de hacerlo conmigo. =)










jueves, 1 de julio de 2010

Feliz - Triste

No todo en la vida son risas y días felices. No esperen que todo lo que postee aquí sean bromas y sarcasmos míos.

Para mi buena / mala suerte, soy mujer. Con altibajos. Como todos, con momentos de euforia indescriptible y otros en que realmente he pensado que tal vez una botella de whisky y todas las pastillas que estén a mi alcance acabarán con tanta miseria. Hmm, lamentablemente es así. Alguna vez llegué a ese punto. De eso han pasado algunos años, pero aquí sigo, en la pelea.

Hoy es un día triste. Tuve un sueño que venía esperando hace bastante tiempo. Voy a omitirlo. Lo estaba escribiendo, pero borré todo. El sueño fue increíblemente feliz. Me levanté con ese calorcito en el corazón que sientes cuando en tu vida de repente todo encaja y es perfecto, aunque esa perfección sea efímera. Digo triste pq sentí como se apagó ese incendio en mi pecho al recordar que tú has dejado de ser parte de mi vida (una vez más).

No me interesa que sepas que soñé. Pero lo que sí puedo compartir contigo son las cosas que me hubiera gustado decirte, pero las circunstancias no ayudaron nunca. Todo porque típico estabamos discutiendo, o teníamos sueño, o había algo más divertido que hacer, o simplemente nadie tenía ganas de hablar. Siempre hubieron cosas más importantes que hacerte saber lo que llegaste a ser para mí. Tonta yo.

Bueno, no esperes el mega mensaje trascendental que cambiará tu vida ni nada de eso. Ya no estoy para andar bajando el cielo y las estrellas a nadie. Pero lo que puedo decirte es que en ti encontré todo lo que nunca esperé ni busqué. No contaba con sentirme como me sentí contigo, ni vivir tantas cosas. Me enseñaste que la tranquilidad no es monotonía, y que los besos curan las pesadillas. Que la paciencia no tiene límites y uno nunca puede menospreciar a otra persona, porque es inimaginable lo que esa persona pueda llevar dentro de sí.

Aún me acuerdo de lo que una vez dijiste: -"He pasado por más cosas en 3 meses contigo que en 25 años por mi cuenta". Es chistoso, porque ni siquiera fue un halago, sino un resumen a tantos problemas y cagadas en ese corto (pero eterno) lapso de tiempo.

Me hiciste llorar un millón de veces, y sé que por mi culpa también lloraste mucho (llorón). Sufrí, me dijiste cosas muy hirientes. Hiciste cosas que me lastimaron en lo más hondo (y aún no estas consciente de que lo sé)

Pero todo sanó al volver a verte. Me gustó que te voltearas a preguntarme "¿Como has estado tú?" de una forma tan sincera y realmente interesado en oír la respuesta.

No creo que te guste leer esto. Tú solo me quisiste a ratos cuando yo te quise para siempre.